¨Despachar¨

Dice Tom Peters, el gran gurú de ¨management¨, que a veces te tienes que cabrear para hacer algo, para cambiar algo.  Yo llevo mucho tiempo cabreada y hoy os voy a contar el motivo….

ideasparapymes.com

¿Quién no ha escuchado hablar del servicio al cliente? De que el cliente es lo primero, etc., etc., etc.. Estamos ¨hartos¨ de escucharlo, hay empresas que tienen hasta carteles colgados que recuerdan a los empleados que los clientes son lo más importante.

Entonces, me pregunto, ¿Por qué no lo noto? ¿Dónde está el servicio al cliente?  ¿En cuantos comercios entro y salgo donde ni me saludan? ¿Cuantas veces me he gastado un dineral y no me han mirado ni a la cara, mucho menos dar las gracias? ¿Por qué me siento que me están haciendo un favor a mi, en vez de yo a ellos?  Mi marido me dice que soy muy americana con este tema, pero yo no estoy de acuerdo (bueno, a lo mejor sólo un poquito).

Parece ser que decimos una cosa y hacemos otra.  Esto me recuerda a la frase que viene a decir más o menos ¨no te oigo porque tus acciones hablan más fuerte que tus palabras¨. ¿Qué le estamos diciendo a nuestros clientes con nuestras acciones?

Hace unos meses escuché al Dr. Antonio Arcas de los Reyes, profesor de Economí­a Aplicada de la Universidad de Cádiz, explicar perfectamente con una palabra como se suele atender al cliente en muchos comercios. Él dijo que, aquí en España, solemos  ¨DESPACHAR¨ al cliente, no servirle. Estoy totalmente de acuerdo con él y me parece que la palabra lo describe a la perfección.

Nos quejamos de que la economía va mal, que las ventas han bajado, la crisis y mil cosas más. Y que estamos haciendo nosotros para cambiarlo. No entiendo como en estos momentos de crisis, no estamos alabando por donde pisan nuestros clientes. Por qué no parar unos segundos para dar las gracias, ir un poquito más allá en el trato, escucharlos, regalarles una sonrisa, hacerles sentir especial e importantes. ¡Esto no cuesta dinero!  Es una forma gratis de diferenciarnos de los demás. Un buen trato al cliente tiene que ser una actitud. Lo que se pretende es que el cliente esté a gusto y VUELVA una y otra vez!

Por que no parar un momento y pensar en como darle un servicio ¨inolvidable¨ a nuestros clientes.  Al fin y al cabo son los que nos ayudan pagar la hipoteca, las vacaciones en la playa y los uniformes de nuestros hijos. Sin los clientes, por muy bueno que sea nuestro producto, no hay nada. 
 
Os propongo una idea…Empecemos la revolución del servicio al cliente.

Os dejo con una pregunta….
 
¿Qué hemos hecho hoy para que nuestros clientes se sientan especiales?

…y un par de frases…

¨No hay atascos de trafico a lo largo de esta milla extra.¨ Roger Staubach

¨Un cliente no es el invitado más importante de nuestro local. No depende de nosotros – nosotros dependemos de el.¨ – autor desconocido

Happy

¿Quién ha dicho que ser feliz es fácil?  PERO, el esfuerzo merece la pena!!!