Automágicamente

Escuché esta palabra el otro día por primer vez en un webinar y me encantó. Ya la he añadido a mi vocabulario. 

¿Os dais cuenta cuando estamos conectados con nosotros mismo y sabemos lo que queremos como nos van surgiendo las cosas AUTOMÁGICAMENTE?  Estas son esas cosas en la vida que nos occurren automaticamente, pero con un toque de magía.  Nos damos cuenta porque decimos, que suerte, no me lo creo, pero si paras a pensar seguro

Os doy una pista, esto no occurre cuando estamos bloquedos, paralizado por nuestros miedos, mantienendonos en nuesta zona de confort.  No pasa cuando estamos en la ¨acción¨, activamenta caminando hacia nuestros objetivos.

Tenemos muchos ejemplos de esto todos los días, solo tenemos que abrir nuestra mente y prestar atención.

¨Debes¨ Ser Tú Mismo

“En resumidas cuentas, el músico debe tocar, el pintor debe pintar y el poeta debe escribir, si quieren vivir en paz consigo mismos.” Abraham Maslow
Definitivamente una de mis frases favoritas. No me gusta usar la palabra ¨deber¨, pero en este contexto estoy completamente de acuerdo.

¡Para ser felices tenemos que ser nosotros mismos! (con todo lo que eso conlleva!!!)

La Bella Escondida

El viernes estuve en Cádiz visitando a una amiga y empresaria de la Torre Tavira.  Para los que no habéis estado, os lo recomiendo. (http://www.torretavira.com/) ¡Salí encantada!  Es ver Cádiz desde otra perspectiva. Aparte de que la Cámara Oscura es interesantísima, de que el trato al cliente es magnífico (gracias Ana y Belén) y de que Cádiz es precioso,  hice un descubrimiento.

Descubrí la torre La Bella Escondida y quedé fascinada. No sólo por su belleza y su historia, sino por la similitud que tiene con nuestra vida, con nuestro ser esencial.  Resulta que Cádiz tiene 128 torres miradores de las 160 torres que en su día sirvieron para vigilar. De todas ellas, La Bella Escondida es la única que no se ve desde la calle.  La única forma de verla es desde la altura.  Esta bella torre sólo la pueden ver los más privilegiados.  Pasan personas por su puerta todos las días sin darse cuenta que ahí está ella erguida, bella y fuerte. 

Esta torre me recuerda mucho a nosotros, andamos por la vida con nuestra propia Bella Escondida dentro sin darnos ni cuenta,  Interesante como nos podemos llevar toda la vida viviendo en un lugar y no conocerlo. Al igual que nosotros, ¿Cúantos nos conocemos realmente?

Cádiz es una ciudad muy especial.  Para los que no habéís tenido la suerte de visitarla, el casco antiguo está compuesto por calles muy estrechas y con poca visibilidad.  Esto, para el que no es de Cádiz, desorienta muchísimo.  No encajas muy bien por donde vas, es casi como un laberinto.  Cuando subí a la Torre Tavira el otro día, en pocos minutos y con una rápida mirada ¨entendí¨ Cádiz.

Interesante como hay tantas torres para ver, sin embargo por las calles no ves nada. Me di cuenta de que Cádiz no es tan grande como imaginaba, aunque cuando andas por las calles lo aparenta.  Es igual que cuando estamos metidos en nuestros problemas, nos parecen gigantes, pero cuando cogemos un poco de perspectiva (altura) nos damos cuenta que no es la realidad.
Cuantas veces andamos por nuestras vidas perdidos, funcionando con el piloto automático encendido. Ahí escondidos en nuestras calles no tenemos visibilidad, es casi imposible tener una perspectiva real de la situación.  Estamos como los caballos con las viseras puestas.  Sin embargo cuando coges altura, descubres vistas de tí mismo de las que no te podías ni imaginar que existían.  Es desde esta nueva perspectiva donde nos va a ser más fácil entender nuestro ¨problema¨.  Es desde esta altura donde podemos encontrar nuevas alternativas y descubrir nuestra propia Bella Escondida.

Estamos en una sociedad donde estamos buscando continuamente para rellenar ese hueco de insatisfacción.  Para ser felices hace falta ese último modelo de coche, esos zapatos nuevos, esa nueva pareja.  Sin embargo no nos damos cuenta que lo que buscamos está dentro de nosotros. Tenemos tanto ruido a nuestro alrededor que no nos damos cuenta que ahí está ella, esperando pacientemente (y otras veces exigiendo) ser escuchada.   Todos tenemos La Bella Escondida….sólo tenemos que parar para escuchar, salir del laberinto y coger un poco de altura (otra perspectiva) para encontrarla.

Os animo a todos a primero encontrar vuestra Bella Escondida y una vez que la encuentres, compártela con el mundo.  El resto de las torres estamos esperando y deseando compartir contigo las bellas vistas.

Regálanos la oportunidad de ver TU BELLA ESCONDIDA!!!

Feliz Cumpleaños Blanca, es un privilegio ser tu amiga. Compartimos las vistas del Empire State y cuando vengas por Cádiz compartiremos las de la Torre Tavira.

El Viejo Cherokee y los Dos Lobos

Este cuento lo escuché la primera vez contado por Barbara Frederickson una gran psicologa (ya compartiré estudios suyos en otros post) de la Universidad de North Carolina y me pareció realmente bonito.

Un viejo Cherokee estaba hablándoles a sus nietos sobre la vida.

Les dijo: ¨Hay una batalla teniendo lugar en mi interior…es una pelea terrible entre dos lobos.

Un lobo representa el miedo, la ira, la envidia, la pena, el arrepentimiento, la avaricia, la arrogancia, la culpa, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras, el falso orgullo, la superioridad y el ego.

El otro lobo es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, el compartir, la serenidad, la humildad, la amabilidad, la benevolencia, la amistad, la generosidad, la verdad y la fe.”

Miró a los niños y les dijo: “Esa misma lucha está teniendo lugar en vuestro interior y en el de cualquier persona que viva.”

Los niños se quedaron pensando un momento y uno de los nietos le preguntó al abuelo “¿Y cual de los dos lobos ganará?”

Y el anciano Cherokee respondió: “Ganará el lobo al que más alimentes.”

Mi pregunta a ti es… ¿Y tú, a cual eliges alimentar?

Charla Interior

¿Te has parado alguna vez a examinar tu Charla Interior?  Esos pensamientos que fluyen automáticamente por nuestra cabeza sin darnos ni cuenta. 

Según estudios hechos por Lera Boroditsky de la Universidad de Stanford, un 70% del total de nuestra experiencia verbal está en nuestra cabeza.  Esto significa que el 30% lo expresamos en voz alta y el resto es nuestra charla interior.  ¿Cuántas palabras, no expresadas, tenemos dando vueltas por nuestra cabeza? Y más importante aún, ¿Cuáles son y como nos influyen?

Normalmente los pensamientos automáticos están compuestos por pequeños conjuntos de palabras esenciales, como en un telégrafo.  Por ejemplo, haces una llamada fría a un posible cliente y te dice que no está interesado.  Una persona puede pensar,¨fracaso, no soy bueno, mi producto no vale¨ y otra puede pensar¨ no le interesa, no es mi cliente ideal, a por otro¨.  Dependiendo de como lo interpretemos va influir directamente en nuestras emociones.  Si después de un par de ¨no´s¨ notas que te encuentras triste y sin ánimos de seguir llamando, para y reflexiona sobre los pensamientos que has tenido.
¿Qué te está diciendo el 70% de tu charla interior? 

It´s a Beautiful Day!

Este verano mi hijo puso esta canción casi todas las mañanas. Da gusto empezar el día así.

Como dice Bono…

It´s a Beautiful Day. Don´t let it get away. (Es un día precioso. No dejes que se escape.)

Hoy no he dejado que se escape sin decírselo a los que hacen que mis días sean estupendos.

Disfruta de la buena música…y No dejes que se escape este día tan precioso sin compartirlo!!!  

http://www.youtube.com/watch?v=e8w7f0ShtIM&feature=related

¿A qué Edad?

Este verano estaba en la playa tranquilamente leyendo cuando me atrajo la atención 3 niños de unos 8 ó 9 años saltando una gran montaña de arena que habían hecho.  Corrían y saltaban con todas sus ganas para pasar por encima de la montaña sin tocarla.  Cada vez que superaban la prueba le ponían más arena para hacer la montaña más alta.  
Como espectadores, tenían a un grupo de padres que cada vez que saltaban les señalaban los fallos que habían cometido.  (Le has dado con el pie, no levantaste las piernas bastante, te lo has tragado, que malo eres, etc.).  Era un grupo muy dispuesto a que no se pasase por alto ni el más mínimo fallo.

Al lado de la montaña grande había hecho una niña una pequeña montaña para que lo saltase un niño de unos dos añitos.  El niño corría y saltaba imitando a los niños mayores.  Se lo estaba pasando bomba y cada vez que saltaba el grupo de padres se reían, le hacían una fiesta y le decían ¨muy bien, otra vez, que gracioso, etc.¨. 

Los resultados fueron claros. Los mayores no tardaron en dejar de saltar y el pequeño saltó durante un buen rato.  Cuando se cansó lo dejó, pero intermitentemente a lo largo de la tarde volvía a la montaña para recibir la mismas fiestas de los adultos.

Esto me hizo cuestionarme, ¿A que edad empezamos a criticar a los niños en vez de apoyarlos y animarlos?  ¿A que edad deberían de ya saber hacer las cosas?  ¿A que edad empezamos a centrarnos en las debilidades en vez de las fortalezas? En este caso, está claro que es entre los 2 y 8 añitos.

Y esto me lleva a hacerme las siguientes preguntas…¿Cuáles son los resultados de recibir criticas constantemente? ¿Cuantas veces lo vemos y, SI, hacemos en nuestros hogares, en los colegios, en el entorno laboral, y con nosotros mismos?

¿Te has visto reflejado? ¡Yo sí!

Objetivos y Edad

El otro día hablando con un amigo me comentaba que uno de sus objetivos es tener una vida más intensa.  Esto me hizo pensar en como se pasan los días y no nos damos ni cuenta.  Miramos hacia atrás y no destaca nada, solo rutina.  Muchos temen la muerte, yo temo morir sin haber vivido.

Por este motivo os cuento algo que escuché hace algún tiempo que me encantó.  Era sobre los objetivos y la edad.  Contamos nuestra edad según los años que hemos vivido. Vamos añadiendo años sin pensar en que hay un fin, aunque todos sabemos que es inevitable. 

¿Qué os parece intentar verlo desde otra perspectiva?  Me voy a usar como ejemplo. Según los estadísticas, en España las mujeres viven una media de 84 años.  Si tengo 43 años ahora, tendría que decir que tengo 41 años.

Me quedan 41 años para lograr mis sueños, vivir mi misión y propósito, dejar mi huella y AMAR.  Aunque para algunos esto pueda parecer deprimente, es una realidad.  Y a mi personalmente me pone las pilas. Me hace parar y pensar ¿Qué he hecho hoy? ¿He tomado un paso adelante para cumplir un sueño? ¿He amado como he querido, sin miedo?  ¿He disfrutado de esas pequeñas cosas que hacen que todo merezca la pena? 
¿He VIVIDO INTENSAMENTE? 

Y tú, ¿Cuantos años tienes?

No te Arrepientas

¨Dentro de 20 años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que sí hiciste. Así que despliega las velas. Navega lejos del puerto seguro. Atrapa con tus velas los vientos favorables. Explora. Sueña. Descubre.¨  – Mark Twain

Hay estudios que dicen que en el lecho de muerte una de las cosas de las que se arrepienten las personas es de las cosas que no hicieron. Parece que nos arrepentiríamos de lo que hicimos y nos equivocamos, sin embargo no es así. 

¿Qué ¨no estás haciendo¨ hoy de lo que te podrías arrepentir mañana?

Metáfora sobre Fortalezas

Hay mucho dicho y escrito sobre nuestras fortalezas y debilidades.  Sin embargo, en las empresas, en los colegios y en nuestros hogares seguimos insistiendo en centrar nuestra atención en lo que está mal, lo que no funciona.  ¿Nos damos cuenta de que estamos ignorando la otra mitad? ¿Hemos parado a pensar en el coste que tiene esto?

Quiero compartir una metáfora que me gusta usar cuando hablo de fortalezas…

Imaginaros que sois un barco de vela y tenéis un agujero.  Es obvio, que arreglar el agujero inmediatamente es importantísimo. Pensad que nuestras debilidades son como este agujero, demandan nuestra atención y si las ignoramos, lo más seguro es que nos hundamos. Sin embargo, hay un problema……Aunque tapes el agujero (tu debilidad) no significa que estás preparado para moverte, ni llegar a ningún lugar. Son las velas (tus fortalezas) lo que realmente impulsa el barco.

affordablehousinginstitute.org
Cuando les hablo a mis clientes sobre fomentar sus fortalezas e invertir sus esfuerzos en ellas, normalmente la primera pregunta que me hacen es…¿Y que hago acerca de mis debilidades?  Es de sentido común que nuestras debilidades nos retienen.  Sin embargo, creo que es un error invertir toda nuestra energía intentando convertir una debilidad en una fortaleza.  Pienso que es más efectivo aprender a gestionarlas. 
Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias fortalezas, esas capacidades que nos vienen natural y que siempre están presentes cuando ¨brillamos¨.  Nuestra mayor oportunidad para crecer está en nuestras fortalezas.  El secreto está en mejorar lo que ya nos viene natural, porque aunque pensemos que ya lo hacemos bien, avanzamos a pasos gigantescos cuando aprendemos a usarlas más efectivamente. 
Para acabar os dejo con una idea…presta atención a tus debilidades, pero apuesta por tus fortalezas.