Pide AMOR

Todos lo necesitamos, pero que trabajo nos cuesta pedirlo.  Es una de las grandes lecciones que me enseñó mi perrita Chelsea:  pedir AMOR sin miedo a como reaccione el otro.  Os habéis fijado como los perros no tienen ningún problema con pedir una caricia.  La mía cuando no le estoy prestando atención me ladra y se pone boca abajo para que la acaricie. 

Mi recomendación para hoy:  ladra, grita o pídelo con dulzura, pero PÍDELO!
 Y como no podía ser de otra forma, aprovecho para pedir y dar
MUCHO AMOR a todos vosotros.