Sigue Brillando…

Fábula de la Serpiente y la Luciérnaga

Cuenta una leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía. Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía… Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:- ¿Puedo hacerte tres preguntas?- No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar, contestó la serpiente…!!- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? – preguntó la luciérnaga- No – contestó la serpiente…!!!- ¿Yo te hice algún mal? – dijo la luciérnaga- No – volvió a responder la serpiente.- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?- ¡¡¡Porque no soporto verte brillar…!!!

 El mostrarse como uno es, la autenticidad, el estar bien con uno mismo molesta a algunas personas.  Les refleja temas que ellos no tienen resueltos en sus propias vidas.  Tenemos que recordar no tomárnoslo personal, es su problema, no el nuestro.
 No dejes que nadie te apague tu luz. Sigue BRILLANDO a pesar de las serpientes que te encuentres por el camino. 

Relaciones Orgánicas

Este verano ha sido un verano de reencuentros, algunos con amigos que han venido de lejos y otros de cenas y cafés con amigos que no veía desde hace tiempo.  Interesante como nos podemos pasar meses, incluso años sin ver a una persona y en solo unos segundos tener la sensación de seguir donde lo dejamos. Esto me hizo pensar sobre las relaciones humanas, lo delicadas que son y lo importante que es cuidarlas.

Vivimos en una cultura donde parece ser que todo se puede solucionar rápido y sin esfuerzo:  una fórmula mágíca para aumentar las ventas, siete pasos fáciles para atraer al hombre o a la mujer de tu vida, pierde x kilos en 21 días, eventos de networking donde conoces empresarios en un minuto, etc, etc, etc. No sé vosotros, pero para mi esto es muy artificial, muy procesado.
Cada vez tenemos más tecnología para comunicarnos y sin embargo parece ser que cada vez estamos más desconectados. Solo hay que entrar en twitter o facebook y leer. Llega al punto que una hasta se aburre leer tanto ¨yo, yo y más yo.¨ Dicen que en nuestras conversaciones normales hablamos sobre nosotros mismos (nuestro tema favorito) un 30% del tiempo, en las redes sociales es un 70%.  Yo diría que para algunas personas estos porcentajes son hasta incluso más altos.
¿Realmente pensamos que solo hablando de nosotros, de nuestro producto, de nuestras ideas vamos a conectar con otra persona? Y si no estamos para conectar, ¿para qué estamos?

Con tanta comunicación y conexión ¨irreal¨ me pregunto, ¿acaso no obviamos lo obvio?  Nos olvidamos de lo más simple y de lo más básico, se nos olvida que Somos Seres Humanos, con todo lo que eso conlleva.  Somos personas con necesidades, que nos gusta que nos escuchen, que nos miren a los ojos, que nos reconozcan, nos gusta que nos QUIERAN.  
Por lo visto seguimos sin enterarnos. 
Para crear una relación verdadera con otra persona, lo que a mi me gusta llamar una Relación Orgánica, requiere de esfuerzo, tiempo y mucho amor.  Al igual que con la comida orgánica, es una relación natural, sin pesticidas, ni conservantes, sin procesados artificiales, es natural.  Para crear esta conexión con otro ser humano hay que sembrar, nutrir, cuidar, cultivar y tener paciencia.  Las Relaciones Orgánicas se van cuidando día a día, quitando las malas hierbas, regándolas con pequeños detalles, creando ACTIVAMENTE un espacio para que crezcan, para que florezcan.

Esto no se consigue hablando de ¨mi¨, esto se consigue aportando, hablando de ¨ti y nosotros¨, para crear ese vinculo de confianza tan necesario.

Hoy, abre los oídos y el corazón, escucha y obsérvate a ti y a otros.  ¿Cómo cuidas tus relaciones con tus amigos, familiares, clientes, etc.?  Sé honesto contigo mismo y a ver qué averiguas.
     

¿Qué paso podrías tomar hoy, aunque solo sea un pequeño detalle, para crear una Relación Orgánica?

How to Love

Me apasiona la música, los que me habéis tenido en cursos, ya lo sabéis.  Sigo muy de cerca a varios cantantes de Rap, algunos (como este) gracias a mis hijos, otros, como Eminem, porque sus letras e historias son realmente conmovedoras, profundas y en algunos momentos de mi propia vida, han sido curativas. Debería de escribir un post algún día sobre las lecciones magistrales de algunos cantantes de Rap.  
Este video, en particular, lo he querido compartir porque trata de dos temas que me parecen muy importantes.  El primero, sobre ¨cómo amar¨.  Algo que nadie nos enseña conscientemente, lo aprendemos a través de los modelos que hemos tenido y según la suerte que hayas tenido ha podido ser positivo o negativo. El video lo lleva a extremos, pero me encuentro con muchas personas que no saben amar.  Personas que no han tenido buenos modelos y que no se han dado cuenta que existe otra forma de amar.  Personas que cubren la necesidad y el vacío del amor de maneras más ¨socialmente aceptadas¨ como comprando cosas materiales, cotilleando, trabajando excesivamente, comiendo, bebiendo o en la búsqueda insaciable de la pareja perfecta, de esa persona que les rellene ese hueco. 
No entraré en detalles sobre el video porque no os quiero estropear la experiencia, pero si quiero resaltar como ante una situación, sea la que sea (en este caso un embarazo) tenemos el poder de elegir, y según las decisiones que tomemos nos lleva a unas consecuencias u otras. 
Aunque en muchos momentos de nuestra vida nos parezca o sintamos que no hay salida o que nuestro guión ya ha sido escrito por nosotros, NO ES VERDAD.  SIEMPRE tenemos alternativas, no tenemos que seguir un guión escrito por otro.  
Si no te gusta el guión que tienes, escribe el tuyo propio, empieza un nuevo capítulo. Al final todos somos autores, autores de nuestra propia vida. 
Este video se lo dedico a todas esas personas que he tenido el placer de conocer por el camino que han tenido la valentía de Re-Escribir su guión. 

Abrazos

¨Necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir. 
Necesitamos 8 abrazos al día para mantenernos.
Necesitamos 12 abarazos al día para crecer.¨
– Virginia Satir