No Más FELPUDO!!!

¿Qué es lo que llamas a una persona que da y da y no recibe nada a cambio?  ¿Un generoso? NO, es un felpudo!!! Muy fuerte, ¿no os parece?  A mi sí, pero quizás por eso mismo, sea una buena palabra para llevarnos a reaccionar.


La generosidad no está en dar y dar sin recibir nada a cambio, eso es abuso.  No es adaptarnos al otro sin que él se adapte a nosotros, eso es complacencia. No es una relación unidireccional, eso es falta de respeto.  No es ayudar para crear una dependencia, eso es manipulación.


En este precioso mundo lleno de personas EXTRAordinarias,  también existen y conviven personas malas, personas aprovechadas, narcisistas y manipuladores. Esto es una realidad que no podemos ignorar.  Por eso tenemos que aprender a torear y pararles los pies a más de uno, a no TOLERAR los abusos.  Tenemos que aprender a ser generosos con los que responden con respeto y a ¨los otros¨, ni agua!


Nosotros somos los que les enseñamos a ¨los otros¨ a respetarnos. Primero es el respeto a uno mismo. Si les seguimos diciendo SI a todo, no nos estamos valorando ni nosotros mismos.  Tenemos que ganar nuestro respeto diciéndoles NO a los que abusan de nuestra generosidad.  Es aprender a decir NO o a aceptar que nos pisoteen y ser un FELPUDO.  Es darnos cuenta que tenemos que responsabilizarnos de cómo ¨los otros¨ nos tratan y que es uno mismo el que permite que ocurra el ¨Efecto Felpudo¨.  No es responsabilidad de ellos,  es la nuestra.


Adoptemos el mantra de NO MÁS FELPUDO! ¨ ¡Está en nuestras manos!

El Virus de ¨LOS OTROS¨…!!!

Ya sabéis, esas personas que todos tenemos en nuestras vidas.

 

Esas personas que:

 

…nos arrastran.

…parece que les da rabia verte feliz.

…no nos aportan nada positivo, solo sufrimiento.

…intentan mantenerte por debajo de ellos.

…quieren reflejar sus miedos e inseguridades en nosotros.

…intentan menospreciar nuestros logros.

…critican nuestras ideas y después te las copian.

…no soportan vernos ¨brillar¨.

 

Lo podríamos decir de muchas formas, pero ¨a palabras necias, oidos sordos¨.

 

Ante ¨Los OTROS¨, haz como en esta canción, tápate los oidos y ve al ritmo de tu propio tambor.

 

Ante el virus de ¨Los OTROS¨ tú tienes la vacuna, se llama ELEGIR no rodearte de ellos.

Practiquemos el AMOR!!!

Todos los días, a todas horas, cuantas veces podamos, cuanto más mejor, podemos más de lo que creemos…el caso es PRACTICARLO!!!


Sabías que el AMOR
:

  • altera la bioquímica de nuestros cuerpos
  • tiene el poder de alterar la expresión de nuestro ADN
  • literalmente cambia nuestra arquitectura celular
  • nos permite REALMENTE VER a otra persona
  • lo necesitamos como el oxígeno, la comida y el agua
  • como emoción que es, dura un máximo de cuarentitantos segundos
  • es como un motor que nos impulsa.
  • expande nuestro cerebro, nuestra mirada
  • nos hace más RESILIENTES
  • nos conecta con otros y produce felicidad y bienestar
  • nos abre y ayuda a ser mejores SERES HUMANOS


Suena bonito, ¿no? ¿Y esto cómo se hace? ¿Cómo se hace cuando el concepto de AMOR es tan amplio? Tenemos una definición de AMOR tan abstracta, tan filosófica, tan intangible que no nos permite PRACTICAR MÁS EL AMOR.

Read More

Las personas olvidarán lo que dijiste y lo que hiciste,
pero nunca se olvidarán de como les hiciste sentir.
– Maya Angelou

Héroes!!!

¨Todos somos héroes, todos lo tenemos latente dentro de nosotros, solo lo tenemos que desarrollar.¨

 

Estas son las palabras que pronunció el psicólogo Phil Zimbardo en el primer Congreso Internacional de Psicología Positiva en Philadelphia en el 2009.  Zimbardo siguió diciendo que somos capaces de sacar lo peor y lo mejor del ser humano.  Y que es nuestra responsabilidad (y esto me lo tomé muy a pecho) de sacar el héroe latente que todos llevamos dentro.

 

Zimbardo ha dedicado gran parte de su vida a estudiar qué hace que personas normales hagan atrocidades.  ¿Qué hace que personas corrientes, como tú y yo, hagan cosas malas?  ¿Piensas que tú serías capaz?  ¿Piensas que esas barbaridades solo lo hacen ¨personas malas¨?

Read More

Melissa Etheridge, mi madre, y…

Hoy en el día mundial contra el cáncer quería dedicar este post a esas personas resilientes que se han enfrentado o se están enfrentado a esta cruel enfermedad.


Comparto con vosotros este video de Melissa Etheridge en los Grammy´s, su parte empieza sobre el minuto 2:09.


¡Qué fuerza! 
Le doy las GRACIAS por la canción que ha elegido, por como la canta, por no dejar que su enfermedad la pare, por tener la valentía de salir ¨tal cuál¨, por su arte, por su pasión, por no deja de sentir, por transmitir tanta emoción, por dar TODO sin excusas y sobre todo por transmitir tanta VIDA.


La admiro y desde que vi el video hace años, lo utilizo para recordarme que si ¨ella puede, yo también, fuera excusas¨.


xo…teresa

Palabras de Bondad…

Esta mañana he recibido un mensaje que decía, ¨no sé si recuerdas que te quiero¨.  Enseguida se me dibujó una sonrisa en la cara.  Con que pocas palabras somos capaces de hacer que alguien se sienta bien.  Son palabras de bondad, es de los mejores regalos que podemos recibir y hacer.


Hay palabras que se te quedan grabadas en el corazón para toda la vida, ya sea por quién, cómo o en el momento en el que te lo hayan dicho. El año pasado al acabar un curso, uno de los alumnos se acercó a mi y me dijo, ¨existe la prosa y existe la poesía, de los dos, tú eres la poesía¨.  Me llegó al alma.  Recuerdo ir en el metro de camino a una reunión importante con un cliente, y las lágrimas no paraban.  Este chico no se pudo ni imaginar lo que estas palabras significaban para mi; todo el sufrimiento, la frustración, el trabajo y el esfuerzo habían merecido la pena.


Las palabras contagian.  Contagian lo que quieres que contagien.  ¿Y si hacemos una prueba?  ¿Qué le podrías decir a alguien para contagiar esa bondad que tanto nos hace falta?


…a ese empleado que lo está dando todo.

…a ese extraño en la cola del supermercado.

…a tu pareja, amigo, vecino, etc.

…a ti mismo!!!


¿Te animas a contagiar BONDAD?  Yo ya lo he hecho hoy con un mensaje a un amigo que lo está pasando mal.


¿Y tú?  Cuenta, cuenta…