Reir

¿Sabéis que de pequeños nos reimos una media de
 400 veces al día y de adultos tan sólo 15?
¿Qué eliges hacer al respecto?

HACER o SER

Todos hemos hecho esas famosas listas interminables de cosas que tenemos que hacer y nunca terminamos de completar.  Las que nos dejan al final del día con una sensación de angustia y frustración por no haber cumplido con nuestros objetivos.  Estamos en una sociedad de… Hacer, Hacer, Hacer. 
Hoy os propongo otra cosa. ¿Qué os parece parar y pensar en cómo queremos SER?  En vez de empezar el día con cosas que tenemos que hacer, ¿por qué no empezar con una lista de cómo queremos SER hoy?
¿Por qué no hacemos un pequeño experimento?  Podemos usar la lista cómo una herramienta para ¨resetear¨ nuestro día cuando nos sentimos mal.  Leyendo y recordando cómo hemos elegido SER ese día.  Se puede hacer una lista nueva todos los días o usar la misma durante un periodo de tiempo.  ¿Lo probamos durante una semana y comprobamos si altera el estado de nuestro bienestar y nos hace sentir más felices?

Comparto mi lista con vosotros. 

Hoy elijo, quiero y voy a ….

  • amar incondicionalmente, aceptar a otros y a mi misma por quienes SOMOS
  • tener el corazón abierto a nuevas experiencias, personas, ideas, a la vida en general
  • provocar, romper con el status-quo, esquemas preestablecidos, creencias limitadoras

¿Os animáis?

Perfectamente Imperfectos

Hoy empiezo un curso con la Dra. Brené Brown titulado, ¨Los Regalos de la Imperfección¨.  Es un tema que siempre me ha gustado y creo que será una experiencia muy enriquecedora.  Tiene una charla EXTRAordinaria en TED, os dejo con el link.
Para celebrar mi imperfección, decidí hacer este cartel.  Paco, mi marido, dice que estoy loca.  Yo digo que SÍ, y ¿no lo estamos todos un poco?  No conozco a nadie que sea ¨normal¨ o ¨perfecto¨ y si se lo creen, han hecho un buen trabajo de auto-engañarse. 
Empiezo mi año de ¨ELIJO AMOR¨ cargada de energía y preparada para seguir en el camino de amarme y aceptarme tal y como soy.  El reconocer que no soy perfecta, que tengo días buenos y malos, kilitos de más, miedos, incertidumbres y que a pesar de todo ello, nada cambia quien SOY.  Es aceptarme porque SOY y por ese simple motivo me lo merezco.  Esto es el AMOR INCONDICIONAL del que hablaba el psicólogo Carl Rogers.

Así que en este año donde la peluquera me ha dicho que he perdido keratina y el óptico que he perdido vista, yo os digo que he perdido muchas cosas, pero no el sentido del humor y las ganas de seguir mejorando como ser humano.  Las ganas de seguir creando mi mejor ¨yo¨, no desde el perfeccionismo, sino desde esa necesidad que tenemos todo ser humano de mejorar, desde la aceptación y el amor incondicional a mi misma.  

Dándome cuenta de que todos somos PERFECTAMENTE IMPERFECTOS y recordándome que NO SOY PERFECTA, SOY TERESA.

Original o de Serie

¨Nacistes original.  No te mueras una copia.¨ – John Mason
Esta frase me ha recordado a un anuncio de una marca de coches que escucho en la radio.  Más o menos dice, tal coche para los que tienen personalidad de serie.  
Y me pregunto, ¿Quién quiere tener una personalidad de serie? 
Acaso la sociedad no nos ha vuelto una copia, y es eso precisamente de donde tenemos que salir para volver a ser ¨nosotros mismos¨, ORIGINALES.  O quizás ahí esté el problema, y de ahí que esta marca de coches sepa el secreto.  Solo hay que andar por la calle y ver como van vestidas la gente.  Todos con las mismas botas, los mismos colores, las mismas ropas, COPIAS.  ¿Por qué?  Porque se lleva, porque te sientes parte del grupo, porque si eres ORIGINAL serás diferente, y puede que no te acepten.   
Este camino de ser uno mismo tiene sus momentos de dolor y de satisfacción. Hay momentos de mucho miedo, incertidumbre y confusión.  No es fácil desprenderse del caparazón que hemos ido creando durante años.  Algunos mueren y nunca lo consiguen. 
Hummm…. ¿Y tú que eres? ¿De serie u original? 

Acción Imperfecta

El otro día iba conduciendo en el coche cuando en la radio escuché algo muy interestante.  Seguro que todos conocemos la canción ¨Sick of Love¨ de Roberto Ramirez, es casi imposible no haberla escuchado.  Pues tiene una historía muy relevante al post de hoy.  Resulta que Global Media le encargó una cancion con mucha marcha para un programa de chistes.  Empezó a hacer maquetas y no le salía nada.  Al final compuso ¨Sick of Love¨ y la mandó pidiendo perdón en el email porque él sentía que no había dado la talla con esta canción.

Esto me lleva al tema de este post: el perfeccionismo, el concepto de estar ¨bastante bien¨ y la acción imperfecta.  Mucho hemos escuchado y leido sobre el perfecionismo.  ¿Sabías que se deriva del latin de la palabra ¨perficio¨ que significa ¨terminar, completar¨?  ¿Es este el mismo significado que le damos nosotros?  Según la RAE la definición es ¨tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin decidirse a considerarlo acabado.¨  Parece ser que hay una ligera diferencia entre las dos. 
¿Cuánto tiempo, energía, desgaste fisico y mental perdemos en detalles irrelevantes intentanto que lo que estamos haciendo sea perfecto?  Imagina cuantas ideas, proyectos y trabajos brillantes podríamos compartir con el mundo si no estuviesemos buscando la perfección.  ¿Cuántos se quedan por el camino por miedo a compartirlos?  ¿Cuántas cosas dejamos de compartir por la búsqueda interminable de la perfección?  El caso de Roberto Ramirez, podría haber sido una de ellas, sin embargo envió la maqueta y todos conocemos los resultados.

Os quiero presentar otra visión…¿Qué os parece la idea de compartir nuestros proyectos cuando estén ¨bastante bien¨?  ¿Y qué entendemos nosotros por ¨bastante bien¨?  Es cuando en ese momento en concreto has hecho lo mejor que puedes con los recursos y conocimientos que tienes. Esto es lo que yo llamo la acción imperfecta.  El no esperar a que algo esté perfecto para sacarlo.  Porque, en muchas ocasiones, nunca lo llegamos a ver perfecto.  Lo que nos lleva a dejar proyectos sin terminar, sueños que nunca llegaran a ver la luz.

El perfeccionismo es la creencia de que la perfección puede alcanzarse y de que si no es perfecto es inaceptable. ¿Existe la perfección o puede que lo realmente bello sea lo perfectamente imperfecto?  Una cosa es hacer un trabajo bien hecho, buscando la excelencia y otra muy diferente es la obsesión por la perfección.

Os daís cuenta de que la obsesión por la perfección nos obliga a enfocar la realidad buscando el error, la equivocación y los aspectos negativos de las cosas; totalmente ignorando lo que funciona, lo que está bien, lo positivo. 

Tenemos que llegar al punto donde decimos ¨hasta aqui está bastante bien¨ porque si no lo hacemos corremos el riesgo de no hacer nada, de no pasar a la acción.  Para los que nunca ven el momento perfecto, os animo a pasar a la acción imperfecta.  Y recuerda que la accion imperfecta es mejor que ninguna acción porque aunque fracasemos, siempre le sacaremos un aprendizaje para volver a intentarlo otra vez.

Os dejo con el link de Sick of Love para que disfrutéis de la marcha y recordéis que esta canción es un ejemplo de una acción imperfecta
.
http://www.youtube.com/watch?v=DPpmbhOK3xQ&ob=av2e

La Bella Escondida

El viernes estuve en Cádiz visitando a una amiga y empresaria de la Torre Tavira.  Para los que no habéis estado, os lo recomiendo. (http://www.torretavira.com/) ¡Salí encantada!  Es ver Cádiz desde otra perspectiva. Aparte de que la Cámara Oscura es interesantísima, de que el trato al cliente es magnífico (gracias Ana y Belén) y de que Cádiz es precioso,  hice un descubrimiento.

Descubrí la torre La Bella Escondida y quedé fascinada. No sólo por su belleza y su historia, sino por la similitud que tiene con nuestra vida, con nuestro ser esencial.  Resulta que Cádiz tiene 128 torres miradores de las 160 torres que en su día sirvieron para vigilar. De todas ellas, La Bella Escondida es la única que no se ve desde la calle.  La única forma de verla es desde la altura.  Esta bella torre sólo la pueden ver los más privilegiados.  Pasan personas por su puerta todos las días sin darse cuenta que ahí está ella erguida, bella y fuerte. 

Esta torre me recuerda mucho a nosotros, andamos por la vida con nuestra propia Bella Escondida dentro sin darnos ni cuenta,  Interesante como nos podemos llevar toda la vida viviendo en un lugar y no conocerlo. Al igual que nosotros, ¿Cúantos nos conocemos realmente?

Cádiz es una ciudad muy especial.  Para los que no habéís tenido la suerte de visitarla, el casco antiguo está compuesto por calles muy estrechas y con poca visibilidad.  Esto, para el que no es de Cádiz, desorienta muchísimo.  No encajas muy bien por donde vas, es casi como un laberinto.  Cuando subí a la Torre Tavira el otro día, en pocos minutos y con una rápida mirada ¨entendí¨ Cádiz.

Interesante como hay tantas torres para ver, sin embargo por las calles no ves nada. Me di cuenta de que Cádiz no es tan grande como imaginaba, aunque cuando andas por las calles lo aparenta.  Es igual que cuando estamos metidos en nuestros problemas, nos parecen gigantes, pero cuando cogemos un poco de perspectiva (altura) nos damos cuenta que no es la realidad.
Cuantas veces andamos por nuestras vidas perdidos, funcionando con el piloto automático encendido. Ahí escondidos en nuestras calles no tenemos visibilidad, es casi imposible tener una perspectiva real de la situación.  Estamos como los caballos con las viseras puestas.  Sin embargo cuando coges altura, descubres vistas de tí mismo de las que no te podías ni imaginar que existían.  Es desde esta nueva perspectiva donde nos va a ser más fácil entender nuestro ¨problema¨.  Es desde esta altura donde podemos encontrar nuevas alternativas y descubrir nuestra propia Bella Escondida.

Estamos en una sociedad donde estamos buscando continuamente para rellenar ese hueco de insatisfacción.  Para ser felices hace falta ese último modelo de coche, esos zapatos nuevos, esa nueva pareja.  Sin embargo no nos damos cuenta que lo que buscamos está dentro de nosotros. Tenemos tanto ruido a nuestro alrededor que no nos damos cuenta que ahí está ella, esperando pacientemente (y otras veces exigiendo) ser escuchada.   Todos tenemos La Bella Escondida….sólo tenemos que parar para escuchar, salir del laberinto y coger un poco de altura (otra perspectiva) para encontrarla.

Os animo a todos a primero encontrar vuestra Bella Escondida y una vez que la encuentres, compártela con el mundo.  El resto de las torres estamos esperando y deseando compartir contigo las bellas vistas.

Regálanos la oportunidad de ver TU BELLA ESCONDIDA!!!

Feliz Cumpleaños Blanca, es un privilegio ser tu amiga. Compartimos las vistas del Empire State y cuando vengas por Cádiz compartiremos las de la Torre Tavira.

¿A qué Edad?

Este verano estaba en la playa tranquilamente leyendo cuando me atrajo la atención 3 niños de unos 8 ó 9 años saltando una gran montaña de arena que habían hecho.  Corrían y saltaban con todas sus ganas para pasar por encima de la montaña sin tocarla.  Cada vez que superaban la prueba le ponían más arena para hacer la montaña más alta.  
Como espectadores, tenían a un grupo de padres que cada vez que saltaban les señalaban los fallos que habían cometido.  (Le has dado con el pie, no levantaste las piernas bastante, te lo has tragado, que malo eres, etc.).  Era un grupo muy dispuesto a que no se pasase por alto ni el más mínimo fallo.

Al lado de la montaña grande había hecho una niña una pequeña montaña para que lo saltase un niño de unos dos añitos.  El niño corría y saltaba imitando a los niños mayores.  Se lo estaba pasando bomba y cada vez que saltaba el grupo de padres se reían, le hacían una fiesta y le decían ¨muy bien, otra vez, que gracioso, etc.¨. 

Los resultados fueron claros. Los mayores no tardaron en dejar de saltar y el pequeño saltó durante un buen rato.  Cuando se cansó lo dejó, pero intermitentemente a lo largo de la tarde volvía a la montaña para recibir la mismas fiestas de los adultos.

Esto me hizo cuestionarme, ¿A que edad empezamos a criticar a los niños en vez de apoyarlos y animarlos?  ¿A que edad deberían de ya saber hacer las cosas?  ¿A que edad empezamos a centrarnos en las debilidades en vez de las fortalezas? En este caso, está claro que es entre los 2 y 8 añitos.

Y esto me lleva a hacerme las siguientes preguntas…¿Cuáles son los resultados de recibir criticas constantemente? ¿Cuantas veces lo vemos y, SI, hacemos en nuestros hogares, en los colegios, en el entorno laboral, y con nosotros mismos?

¿Te has visto reflejado? ¡Yo sí!

Objetivos y Edad

El otro día hablando con un amigo me comentaba que uno de sus objetivos es tener una vida más intensa.  Esto me hizo pensar en como se pasan los días y no nos damos ni cuenta.  Miramos hacia atrás y no destaca nada, solo rutina.  Muchos temen la muerte, yo temo morir sin haber vivido.

Por este motivo os cuento algo que escuché hace algún tiempo que me encantó.  Era sobre los objetivos y la edad.  Contamos nuestra edad según los años que hemos vivido. Vamos añadiendo años sin pensar en que hay un fin, aunque todos sabemos que es inevitable. 

¿Qué os parece intentar verlo desde otra perspectiva?  Me voy a usar como ejemplo. Según los estadísticas, en España las mujeres viven una media de 84 años.  Si tengo 43 años ahora, tendría que decir que tengo 41 años.

Me quedan 41 años para lograr mis sueños, vivir mi misión y propósito, dejar mi huella y AMAR.  Aunque para algunos esto pueda parecer deprimente, es una realidad.  Y a mi personalmente me pone las pilas. Me hace parar y pensar ¿Qué he hecho hoy? ¿He tomado un paso adelante para cumplir un sueño? ¿He amado como he querido, sin miedo?  ¿He disfrutado de esas pequeñas cosas que hacen que todo merezca la pena? 
¿He VIVIDO INTENSAMENTE? 

Y tú, ¿Cuantos años tienes?

¨Despachar¨

Dice Tom Peters, el gran gurú de ¨management¨, que a veces te tienes que cabrear para hacer algo, para cambiar algo.  Yo llevo mucho tiempo cabreada y hoy os voy a contar el motivo….

ideasparapymes.com

¿Quién no ha escuchado hablar del servicio al cliente? De que el cliente es lo primero, etc., etc., etc.. Estamos ¨hartos¨ de escucharlo, hay empresas que tienen hasta carteles colgados que recuerdan a los empleados que los clientes son lo más importante.

Entonces, me pregunto, ¿Por qué no lo noto? ¿Dónde está el servicio al cliente?  ¿En cuantos comercios entro y salgo donde ni me saludan? ¿Cuantas veces me he gastado un dineral y no me han mirado ni a la cara, mucho menos dar las gracias? ¿Por qué me siento que me están haciendo un favor a mi, en vez de yo a ellos?  Mi marido me dice que soy muy americana con este tema, pero yo no estoy de acuerdo (bueno, a lo mejor sólo un poquito).

Parece ser que decimos una cosa y hacemos otra.  Esto me recuerda a la frase que viene a decir más o menos ¨no te oigo porque tus acciones hablan más fuerte que tus palabras¨. ¿Qué le estamos diciendo a nuestros clientes con nuestras acciones?

Hace unos meses escuché al Dr. Antonio Arcas de los Reyes, profesor de Economí­a Aplicada de la Universidad de Cádiz, explicar perfectamente con una palabra como se suele atender al cliente en muchos comercios. Él dijo que, aquí en España, solemos  ¨DESPACHAR¨ al cliente, no servirle. Estoy totalmente de acuerdo con él y me parece que la palabra lo describe a la perfección.

Nos quejamos de que la economía va mal, que las ventas han bajado, la crisis y mil cosas más. Y que estamos haciendo nosotros para cambiarlo. No entiendo como en estos momentos de crisis, no estamos alabando por donde pisan nuestros clientes. Por qué no parar unos segundos para dar las gracias, ir un poquito más allá en el trato, escucharlos, regalarles una sonrisa, hacerles sentir especial e importantes. ¡Esto no cuesta dinero!  Es una forma gratis de diferenciarnos de los demás. Un buen trato al cliente tiene que ser una actitud. Lo que se pretende es que el cliente esté a gusto y VUELVA una y otra vez!

Por que no parar un momento y pensar en como darle un servicio ¨inolvidable¨ a nuestros clientes.  Al fin y al cabo son los que nos ayudan pagar la hipoteca, las vacaciones en la playa y los uniformes de nuestros hijos. Sin los clientes, por muy bueno que sea nuestro producto, no hay nada. 
 
Os propongo una idea…Empecemos la revolución del servicio al cliente.

Os dejo con una pregunta….
 
¿Qué hemos hecho hoy para que nuestros clientes se sientan especiales?

…y un par de frases…

¨No hay atascos de trafico a lo largo de esta milla extra.¨ Roger Staubach

¨Un cliente no es el invitado más importante de nuestro local. No depende de nosotros – nosotros dependemos de el.¨ – autor desconocido

Hablar el MISMO idioma

He estado pensando…En esta categoría iré compartiendo las cosas que me pasan por la cabeza, siempre intentando de que sean ideas prácticas y aplicables tanto a nuestra vida profesional como personal.  Empiezo…

globalbydesign.com
Para entendernos y mantener una buena comunicación debemos ¨hablar el mismo idioma¨.  Esto está bastante claro… o no? En las universidades americanas, desde hace ya unos años, hay un énfasis especial en enseñar a los alumnos a expresarse con un lenguaje claro y directo.  Me parece una iniciativa muy acertada.
Ahora, os pregunto ¿a cuantas conferencias, cursos y charlas se van donde el ponente no habla el mismo idioma que los asistentes?  ¿Y esto por qué ocurre? ¿Puede ser Ego, falta de empatía, una metodología de enseñanza anticuada, no conocer al público o simplemente porque ¨siempre se ha hecho así¨?  Sería interesante planterase la siguiente pregunta… ¿Cual es el proposito final de lo que estoy haciendo?
Debo admitir, que por inseguridades propias (por no ser el castellano mi idioma materno y haber estudiado las carreras en inglés) siempre me ha preocupado muchísimo como me comunico en castellano.  Pero, con el tiempo y por el ¨feedback¨ que me dan los que asisten a mis talleres me he dado cuenta que lo que en principio veía como una debilidad, en realidad se ha convertido en una fortaleza. 

Así que, para este blog y mis talleres, os pido de todo corazón que si alguna vez me desoriento me lo digáis, porque para mí es de máxima prioridad mantener una buena comunicación.