¡Despierta!

Hoy es un buen día, un buen día para despertar, despertar a lo que ya tenemos.  

Muchos cuando piensan en la felicidad, centran su foco de atención en lo que no tienen o lo que les falta. Incluso antes de plantearse si tienen felicidad, se preguntan, ¿Cómo puedo ser más feliz?  Como si les hiciese falta mas felicidad. 

Hoy os propongo otra cosa.  ¿Por qué no parar y valorar la felicidad que ya tenemos?  ¿Por qué no despertar a la felicidad de la que ya estamos disfrutando?  La probabilidad es alta de que ya la tengamos, el problema está en que no lo vemos, no lo apreciamos.

Tenemos que despertar a las cosas simples que nos hacen felices.  A esas pequeñas cosas que nos vienen gratuitamente, sin terner que trabajarlas.  Esas pequeñas grandes cosas que nos ocurren cada día que no paramos a valorar. 
Como primer paso es bueno. A partir de ahí ya podremos empezar a averiguar como ser más feliz.

Hoy es un buen día, un buen día para despertar,  para despertar a la felicidad que ya tenemos.

Y, ¿quién sabe?,
 a lo mejor descubres que ya eres feliz.