Criaturas Emocionales

Una reflexión que quiero compartir pensando hoy en nosotras, las mujeres.
¡Como nos han condicionado desde pequeñitas! Como nos han criado para complacer, cuantas creencias nos han metido, creencias que no nos permiten expresarnos tal y como somos, creencias que nos asfixian, creencias que impiden que brillemos, creencias que no nos dejan SER NOSOTRAS MISMAS.

Nos han enseñado que la compasión nos impide pensar con claridad, que la vulnerabilidad es una debilidad, que no nos podemos fiar de nuestras emociones, que no es bueno ser ¨tan emocional¨, que no debemos tomarnos las cosas tan personal, que debemos relativizar, etc, etc, etc….

Al final nos han enseñado que gran parte de quienes somos y lo que somos, no ES.  Que lo que sentimos, no ES.  Como lo interpretamos, no ES.  Como lo accionamos, no ES.  Como lo vivimos, no ES. 

¿Esto que significa, que no SOMOS? 

¿Y esto cómo se encaja?  ¿Y tú cómo lo encajas? 

Solo se me ocurren preguntas:

¿A qué tienen miedo?
¿Por qué lo quieren tapar?
¿Qué pasaría si TODOS fuesemos más compasivos, empáticos, vulnerables y escuchásemos nuestras emociones?
 ¿Acaso no son estas cualidades las que más necesitamos en el mundo?
¿No será que estamos donde estamos por falta de estos atributos?

Opto por otras creencias….
Creo en mis EMOCIONES y lo que SIENTO.  Que nadie calle ¨mi verdad¨ y cómo elija expresarla.
Creo que tengo DERECHO de cometer mis propios errores.
Creo que la COMPASIÓN me hace más humana.
Creo que mostrarse VULNERABLE es de valientes.
Creo que soy RESILIENTE y que no importa lo que pase, tengo la capacidad de superar cualquier adversidad, al igual que he hecho tantas otras veces en el pasado.
Creo que soy CERCANA, CARIÑOSA, CÁLIDA, EMPÁTICA, COMPASIVA y precisamente por eso SOY FUERTE.
Creo que soy PERFECTAMENTE IMPERFECTA y que dentro de esa imperfección está mi perfección.

y

Creo que me lo MEREZCO simplemente por SER y punto.  

NO dejes que…

No dejes que te digan…

Siempre me ha fascinado con que facilidad algunas  personas te dan consejos.  No suelo dar consejos o decirles a otros lo que tienen que hacer, creo que con claridad mental (y esto es lo que sería interesante ayudar a la persona a conseguir) todos somos capaces de llegar a nuestras propias conclusiones sobre lo que es mejor para nosotros. 

A lo mejor es la edad, pero cada vez tengo menos tolerancia con algunos temas.  Y muy en especial cuando escucho a personas dar consejos sobre temas que ni ellos mismos tienen resueltos.  Pero lo peor y el peligro está, en que muchas veces les escuchamos y hasta llegan a influir sobre nosotros.
Ante estas personas me pregunto:

¿Quién les ha pedido consejos? y ¿Quién les han hecho los expertos?  Y aunque lo sean, ¿quién ha dicho que lo que les funciona a ellos me va a funcionar a mí? 

La siguiente es una lista, y os animo a que añadáis las frases que se os ocurran, de barbaridades que llegan a comunicarnos:

Todas mis relaciones íntimas han fracasado, pero esto es lo que tienes que hacer para arreglar la tuya.

Mis hijos están desmadrados, pero esto es cómo debes de educar a los tuyos.

Nunca he hablado en público, pero esto es lo que tú tienes que hacer para mejorar.

Vivo una vida de ¨voy tirando¨ o ¨ahí voy¨, pero te digo cómo debes de VIVIR la tuya.

Nunca he tenido el valor para seguir mi sueño, pero ten cuidado que ¨la cosa está muy mala¨ y no vas a conseguir el tuyo.

No tengo ni idea de lo que es SER HUMANO, pero te lo voy a contar.

He fracasado en mis intentos de crear una empresa, pero así es cómo tienes que dirigir la tuya.

Nunca he pisado los EEUU, pero deja que te diga como son los americanos. (Jajajaja, vale este es personal).

Deja que te diga lo que es el amor, la empatía, la escucha y la compasión, pero no te lo demuestro con mis acciones.

Y uno de mis favoritos y al que no me resisto de comentar sobre ello:

¡Tú estás loco! 

Loco por salir de tu zona de confort, loco por seguir tu sueños, loco por atreverte, loco por no conformar con la manada, loco por VIVIR tu vida a tu manera, loco por ser tu mismo.

Cuando estudiaba psicología recuerdo que una de mis profesoras me decía que todos estamos un poco locos.  Y cada día que pasa lo tengo más claro:  Todos tenemos nuestro punto de locura y además pienso que es bueno!

Según dice el Instituto Nacional de Salud Mental de los EEUU a un 46.4% de las personas se les podría diagnosticar con algún trastorno mental a lo largo de su vida.  Así que parece ser que ¨oficialmente¨ casi la mitad de la población estamos locos. 

Pero resulta que estar loco no está tan mal y hasta estamos en buena compañía.  Martin Luther King Jr. y Gandhi intentaron cometer suicidio de jóvenes. Está más que documentado que el Presidente Lincoln luchó contra su depresión durante gran parte de su vida. Y creo, y esto ya es una opinión mía personal, que precisamente por este motivo llegó a ser un gran líder.  Las personas que han sufrido son mucho más capaces de empatizar y entender a las otras personas porque han estado en ese lado oscuro y han conseguido salir de el. 

Así que con respecto al punto de locura: aceptémoslo, dejemos de actuar como que somos ¨normales¨, entendamos esas pequeñas idiosincrasias que nos hacen únicos y especiales.  Y…usémoslas a nuestro favor.

La próxima vez que te vuelvas a topar con una de estas personas que tan libremente reparten consejos, mi recomendación (no consejo, porque yo no doy consejos…jejeje) sería:

¡¡¡Ignora lo que te digan y sigue tu voz interior!!!

Fuerza y Vulnerabilidad

¨La fuerza viene de saber que podemos ser vulnerables.  La vulnerabilidad viene de
pensar que siempre somos fuertes.¨
– Simon Sineck

Eres Imperfecta

“Eres imperfecta, permanentemente e
inevitablemente no perfecta.
  Y eres preciosa.¨ 
— Amy Bloom

Esas Personas Especiales…

 

Todos tenemos a esas persoas especiales en nuestras vidas. Ya sabéis, esas personas que te dejan huella, esas personas que tienen un brillo especial, esas personas que te engrandecen con solo haberles conocido.

Normalmente son seres queridos: famila o amigos, pero algunas veces, de esas veces mágicas se te cruza en tu vida ese completo desconocido que te cambia.
Tengo la gran suerte de que, por el trabajo que tengo, me encuentro con muchas personas especiales. Pero hoy quiero compartir con vosotros algo que me sucedió hace ya casi un año y medio.  Será porque vuelvo a estar en Guadalajara donde me ocurrió o será porque estoy un poco sentimental porque sé que este es mi último curso aqui y no sé cuando volveré a verle.

Os cuento…

Estaba dando un curso en Guadalajara cuando me llegó una noticia muy mala.  Me encontraba a cientos de kilómetros de casa y totalmente sola.  Llamé a mi marido (si, si, mi Paco) para contárselo pero no estaba en casa, así que llamé a mi amiga  Blanca (si, si, mi amiga del alma Catalana) para hablar con ella.  Después de una hora al teléfono y de un llanto desconsolado mi querida amiga consiguió calmarme. Al rato grande de haber colgado, cuando ya pensé que estaba bien, me lavé la cara y bajé a cenar.  No tenía hambre, pero sabía que si no comía me pondría peor.

Al acercame a la barra de la cafetería del hotel, me preguntó el camarero qué quería cenar.  No recuerdo mucho, solo sé que se me doblaron las piernas y sentí un tremendo mareo.  Al mirar para arriba, me preguntó el camarero, ¨¿estás bien?  Le contesté que sí con la cabeza porque no me salían las palabras.  En ese instante el camarero me tocó levemente el brazo, me miró profundamente a los ojos y me dijo ¨te vas a sentar donde te sentaste anoche y te voy a traer una tortilla de gambas para cenar, lo mismo que he cenado yo esta noche¨.  Y eso fue todo, no hablamos más.

No recuerdo mucho de esa noche, solo recuerdo su mirada y lo que me hizo sentir.

Al pagar le dejé una de mis tarjetas de Gracias con una nota escrita detrás. Al día siguiente, cuando me marchaba del hotel le saludé desde lejos y le dije GRACIAS.

El tiempo pasó y volví a Guadalajara, al mismo hotel, volvi a ver a mi querido amigo.  A un amigo que no conocía.  Una persona especial con quien solo había compartido unas cuantas palabras. Desde ese día he compartido con él cuatro visitas a su hotel y puedo decir que hemos creado una bonita amistad.

Hoy, dentro de un rato, bajaré otra vez a cenar con él, al igual que esa primera vez.  Pero HOY será para compartir risas, alegría y palabras que enriquecen el corazón.

A ti, mi querido amigo de Guadalajara, el que en un momento tan necesario me regalaste esa mirada de ternura, esa comprensión que tanto me hizo falta.  A ti, por hacerme sentir querida en uno de los peores momentos de mi vida.  A tí, Alberto, que tu nombre empieza con la letra ¨A¨ al igual que el Amor que senti esa primera vez que nos conocimos.
Gracias, por recordarme que…..¡el SER HUMANO ES EXTRAORDINARIO!

Be Daring!

¨No es el crítico el que cuenta; no el hombre que señala al fuerte que tropieza, o comenta donde el que hizo, pudo haberlo hecho mejor. El crédito pertenece al hombre que está realmente en la arena, cuya cara se mancha de polvo, sudor y sangre; que lucha valientemente; que se equivoca, que falla una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error y defecto; pero que de igual forma se esfuerza por hacer; que conoce el gran entusiasmo y las grandes devociones; que se entrega a si mismo en una causa justa; quien en lo mejor conocerá al final el triunfo de los altos logros, y quien a lo peor, si falla, por lo menos fallará atreviéndose, para que su lugar nunca sea con esas almas frías y tímidas que nunca conocieron ni victoria ni derrota” 
– Theodore Roosevelt


¿Qué huella quieres dejar?

¨Si la esencia de mi ser
ha provocado que apareciera una sonrisa en tu cara o un toque de alegría dentro de tu corazón,
entonces, he dejado mi marca en la vida.¨ 
– Thomas Odem

Ayer puse en mi facebook un video de una charla de TED que se titula ¨Before I die I want to ….¨.  (http://www.facebook.com/#!/teresa.falls.5) Hoy me encuentro con esta frase. La muerte pone la vida en perspectiva y que importante es saber lo que quieres hacer con tu vida.

¿Dónde vas, qué te apasiona, qué te mueve, qué harías aunque no te pagasen por ello, cuál es tu propósito en este mundo, qué le da sentido a tu vida, cómo quieres que te recuerden, qué marca quieres dejar?

Y tú, ¿Sabes qué huella quieres dejar?

27 Letras

El abecedario tiene 27 letras.

  27 letras que forman palabras. 
 Palabras que forman frases.  
 Frases que forman y detonan pensamientos. 
 Pensamientos que crean nuestra realidad.

¿Has parado alguna vez a pensar qué haces con tus 27 letras?  Cuantas letras usamos al final del día, de la semana, de los meses, de los años.  Cuantas palabras pensamos, pronunciamos, escribimos.  Letras dando vueltas en nuestras cabezas continuamente, letras buscando compañeros con quien unirse para darles un significado. 
  
¿Quién ha dicho que las palabras no hacen daño? Hay una frase que usaba de pequeña cuando los niños me insultaban que decía  ¨Sticks and stones can break my bones, but words will never hurt me.¨ (Los palos y las piedras pueden partirme los huesos, pero las palabras nunca me harán daño.)  No sé vosotros, pero yo miro hacía atrás y lo que realmente me ha dolido en la vida han sido las palabras.  Es más, diría que hasta el día de hoy, todavía hay palabras que detonan en mi lo más doloroso.  Realmente pueden ser DESTRUCTIVAS.

Cuanto daño se puede hacer con estas 27 letras, cuanto daño podemos hacer usándolas, cuanto daño podemos hacer no usándolas, con el……SILENCIO.

Estas son algunas de mis reflexiones sobre estas 27 letras y las palabras que forman:

Palabras que arrazan, destruyen y aniquilan todo oído que las escuchan
Palabras disparadas con ira, sarcasmo y envidia
Palabras escupidas desde el auto-engaño y la auto-defensa
Palabras sarcásticas que solo revelan la poca auto-estima del que las pronuncia

Palabras que han perdido su significado por su mal uso
Palabras vacías envueltas en cajitas bonitas
Palabras preciosas en bocas de los que no saben lo que significa
Palabras dañinas que no duelen porque están expresadas desde la ignorancia
Muchas palabras que no dicen nada
Palabras que sobran

Palabras de victimismo, rendimiento y derrota
Palabras que no tienen un camino
Palabras que han perdido la esperanza
Palabras lanzadas desde el miedo

Palabras escritas desde el lado más oscuro de nuestro ser
Palabras huecas como los corazones de los que las dicen
Palabras desde la cobardía del que no quiere reconocer su realidad
Palabras dulces que sienten como una daga en el corazón
Palabras de odio que te arrancan el corazón

Palabras ¨no pronunciadas¨ que tanto esperabas y necesitabas

Pequeñas palabras llenas de significado
Una sola palabra que lo dice todo
Palabras que te hacen sentir vivo
Palabras simples que te cambian la vida
Palabras llenas de agradecimiento

Palabras que huelen al jazmin en una tarde de verano
Palabras que saben a ese bombón sorpresa elegido entre tantos otros
Palabras llena de los colores intensos de un atardecer
Palabras que retumban en tu corazón al escuchar un ¨te quiero¨ de esa persona amada
Palabras tan suaves como la piel de un bebé recién nacido

Palabras que cultivan la pasión
Palabras que rebozan sueños, ilusión y alegría
Palabras repletas de valentía y resiliencia
Palabras audaces desde la autenticidad y la vulnerabilidad
Palabras del valiente que elige bajar sus barreras
Palabras bañadas en felicidad

Palabras que curan como una medicina
Palabras cargadas de vitaminas y nutrientes
Palabras que te acarician el alma
Una sola palabra que te llega a la amígdala del corazón
Palabras que te tocan lo más profundo de tu ser

Palabras susurradas desde el corazón….esas palabras que nacen del amor.

¿Qué son estas 27 letras?  ¿Una herramienta de conexión o de destrucción?

Está en nuestras manos como elegimos usarlas.  Lo bonito es que podemos elegir con cuales nos quedamos y cuales dejamos que se las lleve el viento.

Ahora que volvemos al trabajo, a nuestra querida rutina y realidad, para y piensa antes de pronunciar o escribir esas 27 letras. Aprovecha para darle ¨otra voz¨ a esas 27 letras. 

Di lo que tengas que decir, pero recuerda……
El poder de tus 27 Letras

“Porque las palabras del año pasado pertenecen al lenguaje del año pasado
y las palabras del próximo año esperan otra voz.”

-T. S. Eliot 

Sigue Brillando…

Fábula de la Serpiente y la Luciérnaga

Cuenta una leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Ésta huía rápido con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía. Huyó un día y ella la seguía, dos días y la seguía… Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:- ¿Puedo hacerte tres preguntas?- No acostumbro dar este precedente a nadie pero como te voy a devorar, puedes preguntar, contestó la serpiente…!!- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia? – preguntó la luciérnaga- No – contestó la serpiente…!!!- ¿Yo te hice algún mal? – dijo la luciérnaga- No – volvió a responder la serpiente.- Entonces, ¿por qué quieres acabar conmigo?- ¡¡¡Porque no soporto verte brillar…!!!

 El mostrarse como uno es, la autenticidad, el estar bien con uno mismo molesta a algunas personas.  Les refleja temas que ellos no tienen resueltos en sus propias vidas.  Tenemos que recordar no tomárnoslo personal, es su problema, no el nuestro.
 No dejes que nadie te apague tu luz. Sigue BRILLANDO a pesar de las serpientes que te encuentres por el camino. 

Relaciones Orgánicas

Este verano ha sido un verano de reencuentros, algunos con amigos que han venido de lejos y otros de cenas y cafés con amigos que no veía desde hace tiempo.  Interesante como nos podemos pasar meses, incluso años sin ver a una persona y en solo unos segundos tener la sensación de seguir donde lo dejamos. Esto me hizo pensar sobre las relaciones humanas, lo delicadas que son y lo importante que es cuidarlas.

Vivimos en una cultura donde parece ser que todo se puede solucionar rápido y sin esfuerzo:  una fórmula mágíca para aumentar las ventas, siete pasos fáciles para atraer al hombre o a la mujer de tu vida, pierde x kilos en 21 días, eventos de networking donde conoces empresarios en un minuto, etc, etc, etc. No sé vosotros, pero para mi esto es muy artificial, muy procesado.
Cada vez tenemos más tecnología para comunicarnos y sin embargo parece ser que cada vez estamos más desconectados. Solo hay que entrar en twitter o facebook y leer. Llega al punto que una hasta se aburre leer tanto ¨yo, yo y más yo.¨ Dicen que en nuestras conversaciones normales hablamos sobre nosotros mismos (nuestro tema favorito) un 30% del tiempo, en las redes sociales es un 70%.  Yo diría que para algunas personas estos porcentajes son hasta incluso más altos.
¿Realmente pensamos que solo hablando de nosotros, de nuestro producto, de nuestras ideas vamos a conectar con otra persona? Y si no estamos para conectar, ¿para qué estamos?

Con tanta comunicación y conexión ¨irreal¨ me pregunto, ¿acaso no obviamos lo obvio?  Nos olvidamos de lo más simple y de lo más básico, se nos olvida que Somos Seres Humanos, con todo lo que eso conlleva.  Somos personas con necesidades, que nos gusta que nos escuchen, que nos miren a los ojos, que nos reconozcan, nos gusta que nos QUIERAN.  
Por lo visto seguimos sin enterarnos. 
Para crear una relación verdadera con otra persona, lo que a mi me gusta llamar una Relación Orgánica, requiere de esfuerzo, tiempo y mucho amor.  Al igual que con la comida orgánica, es una relación natural, sin pesticidas, ni conservantes, sin procesados artificiales, es natural.  Para crear esta conexión con otro ser humano hay que sembrar, nutrir, cuidar, cultivar y tener paciencia.  Las Relaciones Orgánicas se van cuidando día a día, quitando las malas hierbas, regándolas con pequeños detalles, creando ACTIVAMENTE un espacio para que crezcan, para que florezcan.

Esto no se consigue hablando de ¨mi¨, esto se consigue aportando, hablando de ¨ti y nosotros¨, para crear ese vinculo de confianza tan necesario.

Hoy, abre los oídos y el corazón, escucha y obsérvate a ti y a otros.  ¿Cómo cuidas tus relaciones con tus amigos, familiares, clientes, etc.?  Sé honesto contigo mismo y a ver qué averiguas.
     

¿Qué paso podrías tomar hoy, aunque solo sea un pequeño detalle, para crear una Relación Orgánica?