Un trocito de su Alma…

Cuando una persona nos confía su corazón, nos está dando parte de su alma.  No lo podemos tratar de una manera casual o con indiferencia, es un regalo demasiado valioso.  Debemos de protegerlo, nutrirlo y tratarlo con mucho cuidado y amor. 

Y recuerda:  Regala ese trocito de tu ALMA a esas personas que saben valorarlo.